viernes, 16 de noviembre de 2007

its ol abaut prayoritis

"-¿Oye y tú pa´qué buceas? - ¡pos pa estar bajo el agua!"
-Chirrión "sabio saladito"

Una vez más, mi carnalito y yonas, tuvimos la oportunidad de comprobar por qué la Saladita sigue siendo la mejor obción de acampar; no es por sus inflados precios que perduran con cinta canela desde la semana santa, ni por los millones de hormigas que convirtieron (literalmente) nuestra casa de campaña en su hormiguero profesional, mucho menos por los nuevos intentos por pavimentar desde la carretera "hasta la playa" y definitivamente no es por que la cocinera se tarda poco más de una hora en preparar el desayuno. Es por que de alguna manera, sigue teniendo un espíritu de calma y tranquilidad que conquista a cualquiera y hace que todo lo demás quede en un plano que tiende a desaparecer casi tan rápido como los piquetes que traigo regados por todo el cuerpo, no hay nada como disfrutar del amable trato de quién ofrece cervezas hasta la comodidad de la hamaca, para que uno no tenga que preocuparse más que por vivir la experiencia.

Yo, por mi parte me dediqué a experimentar, hoy, puedo decir con extremo placer, que es un hecho: los cangrejos ermitaños "chololos" no tienen memoria.

En fin, el camino fue bastante cómodo, hasta que después de no se cuantos kilómetros sin una gasolinera, nos dimos cuenta de que hubiera sido una buena idea llenar el tanque en la última que vimos viva, pero por suerte, una asociación que va en constante crecimiento, logró apoyarnos en tan difícil momento: "Asociación de gasolineros independientes del centro... de Nueva Italia" si bien es cierto que su imagen no es la mejor, me parece que responde a una estrategia de mercado... y pos como pueden ver en la foto, la ausencia de bombas de surtido, es un elemento que permite la visibilidad completa del preciado líquido, por lo que uno puede estar seguro de pagar por los litros que se le están ofreciendo, ni más ni menos, además de los sofisticados elementos para colocar la gasolina en el tanque y liberar la manguera que conduce la gasolina una vez que todo el líquido ha sido depositado en su lugar. Sin duda alguna, ésta valiosa asociación es una muestra feaciente de que todo es posible en nuestro país, pese a las grandes corporaciones, siempre hay un lugar para los aventureros y para los emprendedores...

En fin, les dejo una colección de las mejores conversaciones del viaje:

Doña divina y Aleps;
- Aleps: ayyy a weboo por fin me voy a relajar en la hamaaa ">"·~#@#!
- Doña divina: hijole joven, se nos desculió como gallina...
- Aleps: jajajaja si oiga, ¿tiene otro mecatito pa la hamaca?

Don Adrián y el bubu;
- Bubu: oiga y ¿aquí como que días es temporada de lluvias?
- Don Adrián: no, pos aquí entre (escupe a la arena un certero gallo) entre junio y septiembre.
- Bubu: ¿apoco?¿apoco llueve en verano?
- Don Adrián: no, en verano no llueve.
- Bubu: ahhh, entons nomás entre junio y septiembre ¿verdá?
- Don Adrián: (escupe a la arena) ei.

El Chirrión y el bubu:
- Bubu: ...¿y entonces chirrión? ¿ahora a que te dedicas?
- Chirrión: yo al buceo
- Bubu: y ¿pa´qué buceas?
- Chirrión: pos pa estar bajo del agua.
- Bubu: ahhh ¿pos si verdá?
(a preguntas obvias, respuestas obvias)

En fin, lástima por aquellos que se quedaron sin irse a la playita, a disfrutar de las olas de la saladita y del trato amable de toda la banda, creo que la industrialización ha llegado a La Saladita y la próxima vez que la visitemos todo será muy diferente, desgraciadamente, a los únicos que les convenía que la playa siguiera así era a nosotros, los pocos turistas que íbamos buscando el relax y la ausencia de familias agandallantes. Pero, pensando en los habitantes de "Los llanos" es un gran paso para ellos que probablemente traerá algunos cientos de nuevos visitantes y con ello nuevos negocios.

Ya pa terminar con esto de la Saladita, quiero decirles a quienes siguen con cierta regularidad este blog, que creemos tener la respuesta a la incógnita del anterior viaje a la Saladita: ¿Qué son los mollos? y ¿por qué no hay que matar mollos? si quieren que la incógnita sea revelada, tenemos que llegar a 10 comentarios (de personas diferentes) en los que se incluya la pregunta ¿que chingallos son los mollos?.

Además, está lista la encuesta para revelar el nombre de mi nueva moto, pueden votar por más de una opción, así estará más reñida la competencia (la neta nomás es pa que se vean más votos), para quienes han dudado (como el vecino mau) acerca del cumplimiento y del valor de esta encuesta, se hará una ceremonia de bautizo en la que se otorgará el nombre ganador a la moto... al bautizo estarán invitados todos los lectores visitantes asiduos de la torre mercurio y por supuesto residentes de la misma.



Fé de mollos: en el post anterior dije que éste sería el post número 100, tal afirmación la hice (aaahhh brutamente) por qué en el panel de entradas, contemplando un borrador que nunca se publicó se contaban ya 99 entradas, el borrador ha sido eliminado del conteo y ahora sí, les digo yo que el siguiente post será el número 100. Gracias por su comprensión.

5 comentarios:

chonitalove@hotmail.com dijo...

Hey!! felicidades por las andanzas, eso solo demuestra que el ser humano es toda una aventura cuando se lo propone, te mano un abrazo, extraño la playa, tengo meses sin ir, pero eso sí estas invitado a caerle a la casa de Huatulco para estas vacaciones de fin de año. Te adoro-bubu-is

hippie dijo...

jelou, yo como sigo instrucciones al pie de la letra ( a veces y cuando quiero...)
QUE CHINGALLOS SON LOS MOLLOS?!

besos, tocayo

Dennise dijo...

1. que son los mollos???

2. Yo quiero ir a la ceremonia de bautizo...voy en segundo lugar con POLVOSAAA =)

3. Que chido que te fuiste a la playitaaaa

4. saludotessss

LUISITO dijo...

¿QUE SON LOS MOLLOS?
no se ni pa que pregunto pero es que la curiosidá me carcome

jonatanglobal dijo...

no manches, ya me preocupe,no que se son los mollos esos... bueno
espero me pases a visitar a la casa para tomar un cafecito y charlar de esas fantasticas aventuras que son las trivialidades vale?


haaa! y yo tambien soy yonas